24 agosto, 2009

reloj deten tu camino..


(Junio)
El tiempo es un tirano implacable. No le importa si estamos sanos o enfermos, hambrientos o borrachos, si corremos o si somos minusválidos. Si somos rusos o americanos, angoleños, tibetanos, o incluso marcianos. Es como el fuego, como la dinamita que puede destruirnos o calentarnos. El tiempo es oro. E incluso nos permitimos el lujo de acontecer campeonatos para ver quien es el que hace ciertas cosas mas rápido. Para otras cosas es casi un pecado ser rápido. Nunca le volvemos la espalda al tiempo. Hora local, las 20:18. Así que tenemos 42 minutos para la hora de la cena. Eso es lo que tenemos. Ese es el tiempo que tenemos antes de que ese segundero infatigable, capataz incesante, nos lleve a las tareas diarias. El controlador absoluto, el mecanizador de nuestros días, el nexo de unión común de todos, el eterno amigo de la muñeca,… Un segundo es una eternidad. El Universo se creó en menos tiempo. Se han comenzado guerras y han caído naciones en menos de una hora. Se han gastado fortunas enteras. Y aun nosotros decimos que no tenemos tiempo... me haces un hueco¿?
..reloj deten tu camino, porque mi vida se apaga...

1 comentario:

calma dijo...

Y eso que en realidad, si lo piensas bien... el tiempo no existe.
Me gusta mucho como escribes, gracias por comentar.
Un beso