17 julio, 2010

sin venir a cuento

A veces me sorprendo hablando de las mujeres pero en el fondo uno siempre habla de las mujeres por lo que conoce de su madre, su hermana, de alguna prima, sus amigas o quizás solo lo haga de una mujer, normalmente la que le elevó al cielo o la que le invitó a pasar una temporada en el infierno. O ambas cosas. Así que cuando hablo de otras, de todas, sólo me refiero a ti. Y me pregunto si le sigo dando vueltas a nuestra historia porque aun te recuerdo, por mi tendencia recordar sólo lo bueno o si simplemente es porque no salió bien y me cuesta aceptar que quisimos hacer caminar a un cadáver. Quizá simplemente echo de menos tener algo más grande y tú, al ser la referencia única, apareces como un fantasma por mi cabeza anunciándome que todavía podría ser. Quizá es esa añoranza la que me empuja a ti. No sé si te quiero gracias a las tardes en que había fiesta, fuese el día que fuese, o si te odio porque nunca empataron la realidad con mis expectativas. Dios, estoy hecho un lío. Creo que voy a llamarte, o mejor esperar un mensaje tuyo. Quizá tu sientas lo mismo.

9 comentarios:

Nelly dijo...

No se cómo lo haces pero siempre consigues transmitir ese toque optimista
y eso es bueno aunque poco común...
Me encanta!

Espérame en Siberia dijo...

Adelante. Inténtalo. Que esto no se acaba hasta que se acaba :)

Pintamonadas dijo...

dicen que siempre buscamos en nuestra futura pareja un reflejo de la figura materna/paterna, da un poco de cosita si lo piensas, pero en el fondo...tiene sentido, no crees?

Laura dijo...

"Quizá simplemente echo de menos tener algo más grande y tú, al ser la referencia única, apareces como un fantasma por mi cabeza anunciándome que todavía podría ser. Quizá es esa añoranza la que me empuja a ti."

Quizás simplemente eche de menos que alguien me abrace por la noches, quizas solo necesite sentir un cuerpo caliente al lado mio, saber que tengo a alguien a quien llamar, con quien compartir tardes de verano y noches de otoño...
Quizás es la añorancia a todos esos momentos que soñe y nunca ocurrieron lo que empuja a ti...

Hay lo dejo, yo tambien echa un lio como tu...el amor no nos trata bien amigo mio. Y en estos días en los que necesito tu optimismo, tu forma de reirte de las cosas es cuando mas lejos estas...vuelveeee!! =)

La chica de las cien mil caras dijo...

Todos los textos, todo lo escrito, en el fondo se refieren a una misma persona, o aunque sea, siempre tenemos un mismo punto de referencia.
Me gusta tu blog, ¡Te sigo!

Giulia Marramamiau dijo...

¿Y por qué no intentarlo? quizá sea el miedo...¿no? éste sí que es nuestro más preciado acompañante. Tal vez, ella piense exactamente lo mismo que estás pensando tú.

Un muá :)

Soñadora E dijo...

Quizá si, quizá no. Si la llamas saldrás de dudas más rápido.

me gusta tu blog, lo siento. Saluddos;

Alexander dijo...

Muy buen artículo. Yo hace poco estuve en la misma situación. Opté por eliminar todo recuerdo ó toda via que me permitiera comunicarme con ella. Darle una quinta oportunidad a esa persona.. Era como mucho. Te aconsejo que pienses bien las cosas, pero no las pienses tanto. Saludos.

PD: Me gustó mucho tu blog, generalmente busco blogs que sean actualizados regularmente. Si quieres pasas por el mio (es un poco más informal que el tuyo pero.. vamos! soy un principiante) Ojalá y podamos estar en contacto.

Juliette. dijo...

Sin venir a cuento nos inventamos los cuentos. (Já, já, que poco graciosa llego a ser).

Sólo puedo ponerle un nombre a esto y me da miedo hasta pronunciarlo.