14 abril, 2009

A, Ann, Ana,..


Ella era A, simplemente A por la mañana. De pie junto a la comoda con su metro cincuenta y ocho de estatura y un solo calcetín. Era Ann en pantalones. Era Anita en el colegio. Era Ana Macua cuando firmaba. En mis brazos fue siempre Ana. Luz de mi vida, fuego de mis entrañas, mi pecado, mi alma, Ana.
El la miraba y la miraba, y con la misma certeza que sabía que algun dia había de morir, supe que la amaba mas que nada que hubiera visto o imaginado en la Tierra. Hacia mucho que solo era el palido reflejo de una nínfula, pero él amaba a esa niña palida y sucia con el hijo de otro hombre es su vientre. Se estropearía y se hecharia a perder, pero le daba igual, él seguiria volviendose loco de ternura...ante la simple visión de su rostro.

3 comentarios:

Ophelia dijo...

me ha gustado y mucho :)

Rapunzel dijo...

Yo me llamo Ana y, de algún modo, hay algo que me hace sentirme identificada con esa A, Ann, Ana :)

sonrisa dijo...

Se me han saltado las lágrimas (esto,negaré haberlo escrito), niñooo!! ¿sólo tienes 19 años?, me tienes sorprendida, alucinada, intrigada y y muchas más idas y adas.
saludos