08 marzo, 2011

a todas y sobre todo a ella

En el día de la mujer trabajadora no puedo evitar pensar en mi madre, en su entrega y generosidad, en la fuerza de una generación que comenzaba a tener oportunidades y que ha sabido reinventarse. En su generosidad no suficientemente agradecida, en su dedicación, en su piel sueve y sus tobillos duros, en su mirada viva pase lo que pase, en sus oídos siempre disponibles. Pienso en su carrera hecha con dedicancion y amor, y en su empeño para que tambien lo hagamos mi hermana y yo, y seamos personas felices, niños de mundo. Pienso en sus ganas de querer saber e investigar ahora cuando algunos creerían que la vida ya va pasando, en su manera de haber aprendido a manejar un ordenador y a su entrega por los demas, los oidos abiertos y la ingenuidad en la madurez, los que le recuerdan que ser feliz es una elección. Hoy pienso en su orgullo y sobre todo pienso en su dignidad como mujer trbajadora y ama de casa a la vez. Necesitaría muchas entradas para darle las gracias por ser, por estar y por creer.

3 comentarios:

Mizzy Pops dijo...

increíble, afortunadamente hay muchas madres que quieren eso para sus hijos..., ¿qué haríamos sin ellas?

JotaPao dijo...

Hey cambiaste de template & header!

PD: Tu madre debe sentirse orgullosa, que palabras hermosas dedicaste.

Lydia dijo...

Desde luego, si hay una mujer trabadadora como ninguna, esa es la madre...