11 octubre, 2009

cinosura


Tenemos recuerdos, tenemos amigos, las risas, tenemos los bares, tenemos la fe, tenemos paseos, puertos y altares. Tenemos charlas interminables, tenemos silencio, secretos, razones, tenemos Sevilla, tenemos mil calles que pasear, tenemos ganas de revolución. Tenemos pesadillas navideñas, casas azules, blueses japoneses, tenemos costumbres, pudores, respeto, gritos, empatía, locura y deseo. Tenemos el sexo y el rock pero sin droga, los pies en el suelo, y el grito en el cielo. Tenemos la libido, el morbo, los celos, tenemos la responsabilidad metida en los huesos, tenemos un lujo, el tener siempre un hombro. También tenemos talones de Aquiles, ropa de domingo, una sola bandera, tormentas de verano, fiebre de primavera. Tenemos naufragios soñados en playas sin nombre, tenemos portales, el laurel de la gloria, coronas de espinos. Tenemos caprichos, la insolencia de la juventud, poco veneno, alguna gratitud. Tenemos proyectos que se marchitaron, miles de rutas que no transcurrimos, viajes que nunca olvidamos. Tenemos poetas, comunes canallas. Abuelos que siempre contaban batallas, caminos que aun no nos han llevado a Roma… Somos esto y mucho más. Hoy confieso que escribir sobre ti es una dificultad. Que te regalen flores las mañanas, que no pases noches sin dormir, que el sueño se pose en tus pestañas, que uno de esos sueños, me sueñe a mí. Si nos cabe el cielo en un abrazo siempre habrá una estrella para ti. Si dos vidas no es ni medio gato, aún nos queda mucho por vivir.

3 comentarios:

alex dijo...

Que lindo lo que escribiste. La personas a la que vaya dedicado, debe de estar más que feliz por tenerte a su lado. Encontrar una rosa en nuestra cama por la mañana debe de ser lo más maravilloso de la vida.

Un beso cielo

calma dijo...

Alucinada me dejas, un 10 para estas letras fantásticas, texto precioso pirata, precioso...Y con Pasión
Besos

Diario de nuestros pensamientos dijo...

fiuuuu.... cuantos adejtivos...