01 febrero, 2009

entre locura y vicio


Hacia frío y lluvia, tenia la necesidad de verla. Hacia mucho que buscaba sus besos y no los encontraba. No me pude negar a su petición, estoy atado a su palabra. Volví a caer de nuevo en lo que ella quería. Volví a caer en sus brazos a esa que no puedo llamarle ni amante. Me dejó sin palabras cuando cerró la puerta y empezó a besarme.

Mientras estaba encima mío, le deseaba de tal manera... Intentaba separarme de ella pero era más fuerte que yo. Mi boca se enredaba en la suya pidiéndome más. Oía su respiración acelerada junto a mí. Mis dedos se entrelazaban en su cabello, como si lo tomaran como a un niño pequeño. Con sumo cuidado. Sentía el ruido del aire acondicionado, como música de ambiente de esa película suya y mía. Había esperado tanto para sentir otra vez tus caricias que casi ya me había olvidado de su tacto. Sus caricias son culpables de que estuviera a punto de llegar a la locura. Sentía su calor en esa habitación fría. Me envolvía. Se acercaba despacito, su boca con la mía sacándome el aliento. Nuestras lenguas se encontraban en un desesperado intento de arrancarme el alma. Enredaba sus piernas en mi cintura para que, por lo menos, esa noche no me fuera de ella. Observando como subía sus piernas mientras gemía entre locura y vicio…