13 octubre, 2010

entre tu ventana y la mia


No me puedo olvidar, vecina, de aquel verano en que tu habitación tenía vistas a la mía. Sólo durante aquellos meses procuré llegar pronto a casa, siempre antes de que tú volvieras. La ilusión con que veía como cada noche se encendía la luz de tu ventana y unos días sí y otros no corrías las cortinas. Y yo miraba a través de nuestros cristales, a veces buscando rendijas entre tus cortinas, veía como tu ropa desaparecía y cansada caías sobre la cama. Satisfacción de ver tu cuerpo juvenil libre y desocupado, y de aquel día en que tus manos bucearon sumergiéndose muy debajo de tu ombligo. Todavía ahora cuando me asomo por la noche a una ventana me vuelven aquellas lúbricas emociones de cuando era algo mas joven y retengo la intención de soñar algo húmedo contigo, de imaginarte al otro lado del frio cristal.

3 comentarios:

Juliette. dijo...

No hay aliento suficiente en éstas ocasiones.

Mizzy Pops dijo...

Arg, pirata, es delicioso.

Diario de nuestros pensamientos dijo...

me gustaria tenerlo de vecino...